cursos-online1.jpgAprender a Aprender con TIC 


Una de las grandes exigencias que demanda el sistema educativo en la actualidad, es la implementación de las TIC (Tecnologías de la información y la comunicación) en los entornos educativos y el manejo básico de competencias digitales para desenvolverse en ellos, implicando así una alfabetización más digital y el desarrollo de una literacidad más informacional y crítica.
De igual manera no podemos negar que los estudiantes, para acceder a la información, tienden a una búsqueda compulsiva caracterizada por el ensayo y error. Inician las búsquedas sin un análisis de la demanda, sin trazar un plano previo, sin fijarse en las peculiaridades de las herramientas de búsqueda utilizadas a las características de los recursos hallados, sin prestar atención al lenguaje utilizado, ni hacer una selección previa de las palabras clave más relevantes o pensar, anticipadamente, en la adecuación, calidad y fiabilidad que deberán demostrar los resultados aceptados. Y más aún, como expresa Cassany (2006), cada día menos estudiantes pisan una biblioteca de ladrillo y papel. Todo, o mucho de lo que les interesa, está en Internet y sin duda resulta más cómodo teclear una palabra y hacer clic en Google, Yahoo o cualquier otro motor de búsqueda.
En Internet, la basura y el fango esconden las perlas de todo lo que buscamos, generando así el interés por identificar necesidades estratégicas, y promover la adquisición de nuevas competencias y capacidades, destinadas al dominio cognitivo, en su capacidad para aprender, desaprender y reaprender siguiendo un proceso más estratégico (consciente, intencional, y autorregulado).
De alguna manera este reto es parcialmente salvable cuando el mismo Farstad (2004: 17) plantea la siguiente pregunta: “¿cómo puede la educación responder mejor a las necesidades y expectativas de los jóvenes, a fin de que ellos puedan desarrollar todos sus talentos, vivir mejor, salir de la pobreza, ingresar a la vida profesional y desempeñar un rol activo en los procesos de desarrollo?” Recordemos que para que los estudiantes, y en general la comunidad, puedan desenvolverse adecuadamente en el siglo XXI y llegar a ser aprendices efectivos, deben desarrollar competencia para accesar y manejar información digital (CMID) y ponerla en práctica para identificar, estratégicamente, lo que necesita buscar y saber sobre un tema específico en un momento dado.
Aprender una o varias estrategias de búsqueda de información supone aprender cuándo y por qué seguir un determinado proceso de búsqueda; cuándo y por qué utilizar unos u otros buscadores; cuándo y por qué emplear determinados términos; cuándo y por qué aplicar ciertas opciones que nos ofrecen los buscadores escogidos; cuándo y por qué hacer uso o no de operadores; cuándo y por qué limitar el espacio de búsqueda (Monereo, 2005).